Los precios del alojamiento siguen subiendo en Europa según publica telecomspricing en un análisis de costes de alojamiento neutral y en centros de carriers. La razón principal: el precio del suministro industrial de la energía, volátil y muy alto particularmente en España. El modelo de negocio de los servicios de alojamiento va a pasar necesariamente por una orientación a la tarificación de la energía proporcionada a los sistemas del cliente.

En el entorno actual de escalada de precios y crisis económica, el mercado va a requerir un planteamiento que, garantizando los niveles de servicio, permita la máxima eficiencia en costes y transparencia para el cliente. Posiblemente, los días de la tarifa «plana» por la energía están llegando a su fin, asi como los de la tarificación y reventa de la energía a precios muy superiores a los costes reales de adquisición.

Es necesario recordar que, si para cada watio de energía generado por los sistemas informáticos se requiere al menos otro watio para las infraestructuras de alimentación eléctrica y climatización, los modelos de negocio futuros tendrán necesariamente que reflejar en el precio del servicio de alojamiento también el necesario consumo de las infraestructuras del datacenter.

Quiero decir que el precio del alojamiento de una instalación de 16 Amperios, independientemente del coste de la energía que realmente consuman los equipos, no podrá ser igual al de un rack con una instalación de 32 Amperios, debido al distinto impacto en el coste de la energía consumida por las infraestructuras del datacenter.

Será necesario plantear, por tanto, modelos en los que por una parte, se tarifique y cobre la energía consumida directamente por los equipos del cliente y, por otra, el precio del alojamiento sin energía varíe a su vez según la potencia eléctrica disponible en la instalación de cada rack o solución del cliente.

En NIXVAL ya hemos iniciado el proceso de ofertar servicios de alojamiento basados en tarificación, con el compromiso de cobrar únicamente el coste que directamente nos repercute el suministrador del servicio. Este planteamiento significa que nuestra política de revisión de precios:
– Variará con el coste de nuestro suministro energético, es decir, de nuestro precio en la factura del proveedor.
– El coste del housing sin contar la energía consumida por los equipos del cliente varía según la capacidad eléctrica de la instalación de cada cliente.

Este planteamiento proporciona a nuestros clientes:
– Unos costes eficientes, reales y dependientes únicamente de la variación de los costes energéticos.
– Transparencia en el modelo de negocio del housing, tanto en el coste energético como en el coste del ancho de banda, por ser un centro de alojamiento neutral.
– Les posibilita beneficiarse de las economás de escala de la compra de energía y ancho de banda a gran escala.

Al fin y al cabo, un centro de alojamiento neutral es, para muchos de nuestros clientes, una forma de compartir infraestructuras que difícilmente podrían abordar individulamente.