Recientemente nos hemos encontrado con varios artículos en el sector sobre la necesidad y viabilidad de los llamados Edge Datacentres. Se empieza a utilizar este término para designar a los centros de datos que se utilizan para mejorar la calidad de los servicios de Internet acercando los contenidos a las redes de acceso, y facilitando el intercambio de tráfico entre proveedores locales de red. Son infraestructuras producto del crecimiento de las aplicaciones que requieren un uso intensivo de ancho de banda, como el vídeo o los juegos, en los que el contenido tiende a ubicarse lo más cerca posible de los usuarios para evitar retardos y problemas de rendimiento.

No estamos hablando de los centros de datos locales para dar servicio a las empresas de una determinada área, sino de otro tipo de instalaciones en las que pueden confluir operadores de tránsito, proveedores de contenidos, cloud, CDNs, etc… y redes de acceso locales. Es decir, acercar al máximo a los usuarios, el tránsito IP y los contenidos. Cuanto más cercanos, menos latencia y menores costes de transporte de tráfico. Entrando en detalle, este tipo de  centros sería útiles para las siguientes necesidades:

Distribución del tráfico

Distribuir el tráfico en un número mayor de puntos de interconexión con los proveedores de tránsito IP  parece tener todo el sentido. Un ejemplo es el reciente incremento del tráfico de Vodafone España en las últimas semanas, seguramente debido al efecto Netflix: dicen que 30Gbps desde una región concreta de España en solo 3 días. Posiblemente será más barato que esos 30Gbps tengan salida a Internet desde un área concreta con esa demanda, que transportarlos hasta Madrid. En un negocio en el que las necesidades de ancho de banda crecen exponencialmente, tener puntos de proximidad de los operadores de tránsito IP – los que mueven el tráfico por el mundo –  a las redes de acceso es un paso natural en el desarrollo de la geografía de los centros de datos en Internet.

Mejorar la calidad del servicio

El coste del transporte del tráfico no es el único valor añadido en esta reestructuración. La mejora de la latencia y, por tanto, de la calidad del servicio es también una ventaja importante. En un mundo en que prima la inmediatez, la reducción de las latencias de red en el acceso a los servicios es un efecto inmediato de utilizar un Edge Datacentre para acercar los contenidos a las redes de acceso. Si intercambiamos el tráfico localmente, pues menos tráfico viajará a los puntos de intercambio principales, como es evidente.

Reducción de costes

Si se transporta menos tráfico en las redes de larga distancia, las necesidades de ancho de banda bajan, de la misma forma que los clientes que utilizan proveedores de tránsito ven reducidas sus necesidades de ancho de banda si parte de su tráfico se distribuye localmente.

Algunos de los artículos describen el crecimiento de los mercados secundarios estadounidenses en ciudades como  Las Vegas, Denver, Atlanta, Buffalo, Nashville, Pittsburgh, y otras,  todas pequeñas, de menos de 700.000 habitantes, con datacentres “más pequeños” según las dimensiones habituales en los Estados Unidos. Aunque en ellos se confunde en parte la necesidad de disponer de centros de datos locales para servir a los clientes que responden al prototipo de “server huggers” – los abrazaservidores -, con las posibles necesidades de interconexión en áreas geográficas localizadas.

Este fenómeno específico se describe como la presencia de “Pequeños Equinixes en todas partes”; datacenters en el límite de internet que llevan el concepto del alojamiento neutral a áreas que disponen de una cobertura limitada de los operadores de telecomunicaciones tradicionales, y que están viendo florecer los pequeños proveedores de servicios que beneficiándose de tecnologías de acceso de bajo coste proporcionan acceso a Internet a poblaciones poco conectadas.

 

NIXVAL lleva trabajando desde 2009 precisamente en esta dirección, desarrolllando infraestructuras de interconexión y creciendo cada vez más en servicios que faciliten el acceso a distintas redes desde nuestras instalaciones. Somos pues, un Edge Datacentre, posicionamiento que queremos proyectar más intensamente al mercado en los próximos meses.

 

La letra está clara, y como no podría ser de otra forma, la música la tiene que poner Aerosmith: Livin’ on the Edge!:

https://www.youtube.com/watch?v=7nqcL0mjMjw

 

Los artículos mencionados:

http://www.datacenterdynamics.com/app-cloud/postcards-from-the-edge/94910.article

http://datacenterfrontier.com/local-frontier-data-centers-second-tier-cities/?utm_source=linkedIn&utm_medium=social&utm_campaign=SocialWarfare

http://www.datacenterknowledge.com/archives/2015/08/26/how-edge-data-center-providers-are-changing-the-internets-geography/