“PUE diseñado óptimo” y “PUE medio anual”

Tras asistir a la presentación de Jim Smith de Digital Realty Trust en Datacenter Dynamics sobre la definición y la utilización del PUE, hemos preguntado durante este mes de Agosto en diversas redes sociales y asociaciones profesionales sobre diseño de datacenters si no sería más apropiado hablar de “PUE diseñado óptimo” – o PUE definido en la fase de diseño de un centro de datos, y “PUE operativo” o la eficiencia obtenida realmente en el día a día. Hemos recibido algunas respuestas, entre ellas de Ian Bitterlin, Director de Prism Power y bloguero oficial de DatacenterDynamics y de Donald Mitchell Director de Ingeniería de APC.

Resumiendo sus comentarios:
– El PUE es una medida interna del centro y no pueden compararse valores entre centros debido a la falta de estandarización de sus pautas de medición.
– No puede hablarse de un valor de PUE constante en un centro de datos. La eficiencia energética depende, entre otros, de la climatología y especialmente del grado de carga del centro.
– El PUE de un centro es, en realidad una curva que debería mejorar sus valores acercándose al teórico “1” según el grado de carga del centro y que variaría según la climatología y la metodología de medición utilizada.
– El término “Design PUE” o PUE diseñado, debería especificar la carga (en % de ocupación eléctrica del centro) a la que se espera dicha eficiencia. Si lo que se publicita es el mejor PUE posible, estaríamos hablando de un valor de “PUE diseñado óptimo”.
– Para evaluar un centro debería utilizarse el término “Average yearly PUE” o “PUE medio anual”, para tener una referencia realista de los valores de eficiencia que realmente se tienen durante la operación del centro.

Vamos, que vayamos dejando de utilizar lo de “mi PUE es 1,6 ¿y el tuyo?”

Ns, 2Ns, N+1 y 2(N+1) … Sobre configuraciones redundantes de UPS

En el mercado se utiliza habitualmente la nomenclatura “N”, “N+1”, “2N”, “2(N+1)” para designar las distintas configuraciones de redundancia de los sistemas de alimentación ininterrumpida. Pero no todos los “N+1” o “2N” son iguales. En este post os contamos las 5 configuraciones básicas, aunque no hay que olvidar que esta nomenclatura indica un planteamiento de diseño, cada implementación es un mundo y eliminar los posibles puntos de fallo es una cuestión de ingeniería eléctrica y $$$.

“N” – Configuración de capacidad
Designa las instalaciones en las que una única UPS o varias UPS juntas proporcionan capacidad equivalente a la carga total de los equipos a salvaguardar. Es la configuración mas simple, no proporciona redundancia y requiere que cualquier mantenimiento sobre la instalación se pierda la seguridad proporcionada por los SAIs. Tier 1- Según TIA-942.

“N+1” – Redundancia aislada
Esta configuración cuenta con 2 UPSs capaces de soportar toda la carga del centro pero únicamente una está activa en el modo de operación estándar, la otra entra en funcionamiento únicamente cuando cae la primera. Tiene la ventaja de que las UPSs no requieren sincronización y la desventaja de ser más ineficiente por tener una UPS sin carga que proteger y de la dependencia de los 2 bypass estáticos de las 2 UPSs. Hay un punto de fallo único en la alimentación a los sistemas. No aparece en la descripción de posibles configuraciones redundantes de la TIA-942

“N+1” – Redundancia en paralelo
Configuración en la que 2 UPSs soportan la carga de los sistemas a la vez; siendo cada una capaz de soportar toda la carga al completo. Esta es una de las configuraciones más habituales; requiere que las UPSs estén sincronizadas y habitualmente que sean del mismo fabricante. El diseño tiene puntos únicos de fallo tanto en la alimentación de las UPSs como en la distribución hacia los sistemas y no es tolerante a fallos, aunque esto último puede ser matizable según la implementación. Tier 2, 3 y 4 en TIA-942.

“2N” – Redundancia sistema + sistema
El diseño típico de esta configuración puede equivaler a 2 sistemas de capacidad “N” alimentando simultáneamente las PDUs, es decir, 2 parejas de UPS + generador. Tiene muchas posibles implementaciones en las que es posible eliminar los posibles puntos de fallo, con el consiguiente incremento en costes al redundar cuadros eléctricos, equipos de transferencia, etc… Es un diseño tolerante a fallos que, para mayor disponibilidad, suele implementarse como 2(N+1). Tier 4 en TIA-942 siempre y cuando se utilicen 2 suministradores de energía eléctrica distintos.

“2(N+1)” – Doble redundancia paralelo
Esta configuración corresponde a 2 configuraciones de redundancia paralelo alimentando simultáneamente el equipamiento crítico. Requiere al menos cuadruplicar la potencia eléctrica necesaria para alimentar los sistemas informáticos ya que cada una de las 4 UPSs mínimas requeridas tiene que ser capaz de proteger toda la carga al completo. Requiere dos generadores capaces de soportar independientemente toda la carga de la instalación. Todo el sistema es tolerante a fallos y puede mantenerse sin exponer los sistemas a interrupciones del servicio. Tier 4 en TIA-942, siempre y cuando se utilicen 2 suministradores de energía eléctrica distintos.

“2(N+1)” – Redundante distribuida
Este diseño intenta reducir el número de UPSs requerido para soportar una configuración 2(N+1) doblemente redundante. Utiliza STSs para proporcionar redundancia a partir de un número menor de UPSs y grupos electrógenos.